Google+ Followers

jueves, 10 de agosto de 2017

Emprenden erradicación de Daesh en la frontera sirio-libanesa



Ha terminado la primera fase de la batalla por el jurd de Ersal, iniciada el 20 de julio de 2017, y el resultado es una victoria aplastante del Hezbollah libanés sobre las fuerzas vinculadas a al-Qaeda (los hombres del antiguo Frente al-Nusra) [1].

Las partes negociaron un acuerdo para que todos los elementos armados vinculados a al-Qaeda que se hallaban en la región de Ersal, así como todos los demás presentes en suelo libanés, se retiraran de allí. Todos esos elementos ya fueron concentrados y evacuados en 170 autobuses hacia la región de Idlib, en el norte de Siria.

Ese acuerdo incluye a los miembros del estado mayor regional de al-Qaeda, que se había instalado en el campamento palestino de Ain al-Helue, en la región libanesa de Saida, aprovechando el hecho que se trata de un campamento de refugiados palestinos que goza de extraterritorialidad. En ese estado mayor de al-Qaeda figuran 168 jefes terroristas buscados por la ONU.

Junto a sus familias, los miembros armados de al-Qaeda presentes en el jurd de Ersal totalizaban 7 700 personas.

La segunda fase de la batalla por el jurd de Ersal es la que se librará contra los elementos del Emirato Islámico (Daesh), ahora cercados en un territorio de 300 kilómetros cuadrados prácticamente vacío de población. Parece muy poco probable que esta nueva fase de la batalla pueda terminar en un acuerdo negociado ya que los yihadistas sólo podrían ser evacuados hacia Idlib, en Siria, lo cual obligaría a esos elementos de Daesh a declararse fieles a al-Qaeda.

El Alto Consejo de Defensa del Líbano se reunió el 8 de agosto, bajo la presidencia del presidente libanés Michel Aoun. Por un lado, el ejército libanés, y por el otro el Hezbollah y Siria emprendieron de inmediato una ofensiva coordinada durante la cual ya lograron tomar las posiciones avanzadas de Daesh.

Mientras tanto, otras unidades del Ejército Árabe Sirio se disponen a liberar toda la región de Deir-ez-Zor y milicianos kurdos, armados y dirigidos por consejeros de Estados Unidos, tratan de tomar la ciudad siria de Raqqa [2].

Al cabo de 7 años de guerra, toda la región del Levante podría verse liberada de grupos yihadistas en los próximos meses, exceptuando únicamente el «Emirato Islámico de Idlib».

http://www.voltairenet.org/article197435.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario