Google+ Followers

domingo, 3 de septiembre de 2017

OTAN busca a submarino ruso ‘desaparecido’ en océano Atlántico



https://www.youtube.com/watch?v=vzEj4S0Km4c




El submarino Kazan (K-561), el más poderoso de la Armada de Rusia.
Publicada: domingo, 3 de septiembre de 2017 0:40



La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) busca sin éxito un submarino ruso en el océano Atlántico.

El submarino ruso Kazan (K-561) ha causado gran furor y preocupación entre los países de la OTAN que han desplegado decenas de buques y aviones de reconocimiento con el fin de localizarlo, sin que hasta el momento lo hayan conseguido.

Específicamente, la Alianza Atlántica, según informó el jueves la agencia rusa Sputnik, realiza búsquedas en las costas noruegas, los últimos lugares en los que estuvo presente el submarino ruso en cuestión, mientras que los responsables de la defensa de la OTAN siguen sin la menor idea de dónde se encuentra el Kazan.

El mencionado submarino ruso entró en combate el 31 de marzo de este año y fue lanzado desde el puerto Severodvinsk (noroeste de Rusia) con rumbo a las costas noruegas y permaneció en la zona.

Según informes, el Kazan (K-561), antes de desaparecer del mapa y los radares, estuvo en la zona observando a los buques y los submarinos que participaban en los juegos de guerra Saxon Warrior 2017 que tuvieron lugar desde el 8 al 10 de agosto de este mismo año.



En estos momentos, varios aviones de reconocimiento y espionaje Lockheed P-3C Orion de Alemania y Noruega rastrean las zonas costeras sin éxito mientras buques de guerra de Estados Unidos, Canadá y Francia también han fracasado en esta búsqueda.

En las recientes semanas, según medios británicos, se ha registrado un fluido tráfico de aviones de reconocimiento y espía sobre las costas noruegas, lo que muestra la seriedad de la OTAN y sus Estados miembros para encontrar al K-561, considerado el submarino más poderoso de Rusia.

Los esfuerzos de Rusia para mejorar la capacidad de su Armada coinciden con el aumento de tensión con los países occidentales y la OTAN a raíz del acumulamiento militar de la Alianza Atlántica en Europa Oriental.

Moscú denuncia de manera repetitiva las maniobras militares de la OTAN y de Estados Unidos a lo largo de sus fronteras occidentales, advirtiendo de que la expansión del Occidente socava la seguridad región y mundial.

hgn/ncl/ftn/hnb

La historia de un miliciano gallego herido por el ISIS cuando combatía en Siria




Arges Artiaga

ERBIL


FERRÁN BARBER @diasporasmagaz


Un miliciano gallego de 43 años conocido por el sobrenombre kurdo de Arges Artiaga ha resultado herido mientras combatía junto a otro voluntario británico -también levemente herido- contra un grupo de yihadistas del Estado Islámico atrincherados en el centro de la ciudad siria de Raqqa. Ambos se encuentran fuera de peligro, ingresados en un centro de recuperación de soldados situado en Rojava, los cantones del norte de Siria que controlan los anarquistas kurdos. Es la segunda vez que el español resulta herido mientras luchas contra los nazi-islamistas.

Los hechos ahora conocidos sucedieron hace unos días durante una acción de guerra contra los yihadistas del ISIS que a punto estuvo de costarle la vida a los dos voluntarios europeos de la unidad de francotiradores 223. Según cuenta Arges Artiaga, él y el británico -conocido con el sobrenombre kurdo de Sores- avanzaron hacia una posición donde los criminales islamistas acababan de abatir a dos de sus compañeros.




“Sabíamos que era extremadamente peligroso, pero queríamos acercarnos a un edificio contiguo a una posición amiga, donde había un grupo de unos doce compañeros del SDF [Fuerzas Democráticas Sirias] sin apenas experiencia o entrenamiento. Llegada la noche, nuestros colegas se durmieron sin dejar a alguien de guardia, de modo que nosotros permanecimos despiertos controlando la avenida principal de Raqqa donde nos hallábamos, desde un sexto piso. Ni podíamos ver la base del edificio ni sus flancos y los yihadistas consiguieron rodearnos”.

En palabras de Artiaga, se hallaban literalmente en una ratonera, que ellos mismos guarecieron improvisadamente hacinando muebles y cuanto encontraron en los accesos de las escaleras. “Estaba yo dormido cuando mi compañero inglés me despertó para decirme que habían prendido fuego al edificio para hacernos salir.

El humo era muy denso y no teníamos escapatoria. Tras varias tentativas, conseguimos deslizarnos a la habitación de al lado. A través de un pequeño agujero en la pared, advertimos que el incendio estaba ya tan avanzado que íbamos a morir completamente calcinados a menos que encontráramos el modo de salir de allí. Con el marco de una ventana rompimos unos bloques, hasta hacer un agujero lo suficientemente grande como para saltar del edificio. La cosa era sencilla: o nos arrojábamos o moríamos achicharrados”.

Los milicianos saltaron finalmente. Fue durante la caída cuando se hicieron las heridas de las que tuvieron que ser atendidos más tarde. Entre tanto, dos de sus compañeros kurdos del edificio contiguo fueron alcanzados y abatidos por las ametralladoras que los yihadistas habían situado en las inmediaciones para impedir su huida. Catorce horas más duró el intercambio de fuego, hasta que Artiaga y el inglés lograron escapar de la encerrona y de la muerte segura. Dos de los yihadistas murieron también durante el enfrentamiento.




Arges Artiaga herido.

Tras la fuerte caída, el gallego sufrió una fisura en el codo con inflamación que le oprimía el nervio y que le impedía mover los dedos y, por supuesto, usar un arma. Su colega británico sufrió también un fuerte golpe en las costillas. Ambos fueron trasladados de inmediato a un hospital de campaña y a un centro médico emplazado en Serekaniye, donde se descartó que sus vidas corrieran peligro.

Posteriormente, fueron ingresados en un centro de recuperación de heridos, donde hoy, domingo, permanecían todavía. Según afirma Artiaga, ha solicitado la baja voluntaria reiteradamente porque no puede permanecer ni un minuto más sentado tras saber de lo ocurrido en Barcelona. Otros milicianos españoles que combaten con la milicia kurda de las YPG mostraron esta semana su consternación por lo sucedido en Catalunya, durante un pequeño acto de solidaridad con las víctimas."Intentaron convencernos de que nos rindiéramos así que los mandamos a cagarla", relata Artiaga

“Sé que podría haber pasado cualquier cosa. Durante muchas horas, intentaron convencernos de que nos rindiéramos así que los mandamos a cagarla, lo que les cabreó bastante. Comenzaron a disparar como locos, que era lo que pretendíamos porque, de esa manera, revelaron su posición. Supongo que eso nos salvó”, añade Artiaga.

Por razones de seguridad, el gallego prefiere no proporcionar los datos específicos de los lugares donde se registraron los intercambios de fuego. En estos momentos, amplias zonas del centro y el norte de Raqqa siguen en manos del Estado Islámico y otras áreas están fuertemente protegidas por el cinturón de minas que han sembrado los islamistas. Es justamente en ese territorio donde combate Artiaga, junto a algunos españoles más desplegados en otras unidades.

Tal y como explicaba Público en una entrevista a Arges Artiaga realizada durante el pasado mes de mayo, la unidad de la que forma parte en la actualidad es la heredera de la llamada '223', primer grupo de las YPG kurdas (Unidades de Protección Popular) exclusivamente constituido por voluntarios occidentales. Tomó su nombre de la fecha de la muerte del primero de sus caídos, el canadiense John Gallagher, abatido el 23 de febrero de 2015 en el transcurso de una operación contra un puñado de yihadistas del Estado Islámico a los que intentaban expulsar de una barriada de la ciudad de Hasake (Siria). Oficialmente, la '223' se disolvió tras la ofensiva de Manjib debido a las heridas y a las bajas que sufrieron sus últimos miembros.

El gallego formó parte de ella desde su creación y hasta mediados del pasado año, en que una herida en el ojo le obligó a abandonar el frente y regresar a España. Otro ciudadano vasco sirvió también en la '223', antes de ser disuelta. La nueva 223 fue creada por Artiaga junto a un australiano y, a diferencia de la original, está exclusivamente compuesta por francotiradores.

Artiaga ha viajado hasta el momento en tres ocasiones a Rojava. Durante su primera estancia en Oriente Medio, el gallego peleó con una unidad regular de las YPG desde febrero hasta finales de junio de 2015. Cuatro meses después, en octubre de ese mismo año, el español volvió de nuevo a Rojava y a petición de Servan Amriki (sobrenombre kurdo del neoyorquino que creó la '223') se unió a las filas de la nueva unidad de extranjeros, con la que estuvo combatiendo hasta mayo del pasado año. Finalmente, regresó de nuevo durante la pasada primavera.

Hace ahora tres meses, explicaba a Público las razones que le alentaron a viajar hasta Rojava para combatir al ISIS del lado de los kurdos de este modo: “Cuando me preguntan que por qué vuelvo a Rojava, lo primero que tengo que decir es que no tengo necesidad de colgarme una etiqueta de carácter político. Pero una cosa es cierta, he visto el proceso que están tratando de sacar adelante en medio de una guerra, en condiciones durísimas, en medio de un bloqueo, y con el Daesh asediándolos por los cuatro costados, y apoyo al cien por cien ese proyecto”.

http://www.publico.es/internacional/

Las pistolas españolas, las más caras y deseadas por los yihadistas del ISIS





Resultado de imagen de pistolas Star


FERRAN BARBER @diasporasmagaz


Varios cientos de armas cortas españolas han acabado en manos de los rebeldes islamistas sirios y, eventualmente, de los yihadistas del Estado Islámico (ISIS), a través de numerosas vías. Diferentes modelos de pistolas españolas como Astra, Star o Llama -fabricados en su día por tres empresas actualmente clausuradas de Eibar (País Vasco) - se han convertido en una de las armas favoritas del conflicto sirio, gracias a su facilidad de manejo y, sobre todo, a que pueden ser portadas con discreción.

La presencia masiva en el conflicto sirio de las armas mencionadas ha sido investigada y fehacientemente demostrada por el experto en cuestiones militares Yago Rodríguez, tras una meticulosa y laboriosa observación de la información de fuente abierta que aparece en las redes sociales, en los vídeos y en los documentos divulgados por los propios combatientes.




Según asegura el escritor, “tan sólo en el mercado negro digital de armas de Idlib se han identificado más de 300 anuncios de pistolas Star. Es posible asumir que algunos de ellos podrían aparecer repetidos, pero aun contando con ello, nos atrevemos a decir que hay más de mil unidades de esa pistola en el conflicto y no menos de cien, aguardando a ser vendidas en este mismo momento”.Más de 1.800 euros llegan a pagarse actualmente por un modelo de esa marca fabricado hace sesenta años.

A esa cifra habría que añadir un número desconocido –“pero significativo”- de otras armas cortas, igualmente fabricadas en el País Vasco, de los modelos Astra o Llama. Sin ninguna duda, Yago Rodríguez considera que “la Star es una de las armas cortas más buscadas por los yihadistas, además una de las más vendidas, junto a la Glock austriaca y la GP-35 belga”.

Más de 1.800 euros llegan a pagarse actualmente por un modelo de esa marca fabricado hace sesenta años. Con ese mismo dinero puede adquirirse hoy en cualquiera de los mercados alegales e ilegales de Oriente Medio media docena de AK47 (kalashnikovs). En realidad, son mucho más populares que los subfusiles y las armas de asalto debido, sobre todo, al hecho de que pueden ser ocultadas sin problemas.

Las STAR fueron fabricadas por la empresa homónima STAR, Bonifacio Echeverría S. A., clausurada en 1997 y posteriormente reabierta por sus propios trabajadores hasta su cierre definitivo, hace ahora cinco años.
Resultado de imagen de subfusiles españoles Z62 y Z70,
Además de las pistolas, el investigador Yago Rodríguez ha hallado pruebas gráficas irrefutables y testimonios que respaldan la presencia en el conflicto de subfusiles españoles Z62 y Z70, de apariencia prácticamente idéntica para los no versados en armas. Su número no es significativo y, hasta donde se sabe, existen unos pocos en las manos de soldados del ejército del régimen de Hafez al Assad. También se han detectado algunas unidades a la venta en los mercados sirios de armas.

Ambos subfusiles fueron asimismo fabricados por STAR, Bonifacio Echeverría. El Z62 fue el primero de la segunda generación de ese tipo de armas fabricadas por la empresa de Eibar y era algo más ligero, manejable y seguro que su predecesor. El Z70 era una variante mejorada del anterior, y se fabricó tan sólo en calibre 9 milímetros parabellum, en sintonía con la munición utilizada por la OTAN.La policía española incautó 12.000 armas a una organización criminal de traficantes de armamento

Se ignora a ciencia cierta cómo llegaron hasta allá, aunque se da por hecho que fue por diferentes vías. Así, por ejemplo, en los registros oficiales de ventas de armas ligeras españolas a Oriente Medio aparece una partida pequeña de venta de armas de calibre inferior a 20 milímetros entre las que podría haber desde escopetas de caza hasta fusiles de asalto. Se sabe también que parte de las armas de los modelos mencionados descartadas por la Policía Nacional son vendidas al extranjero, aunque no existe ninguna prueba de que alguna de las pistolas partieran de ese origen.

En principio, España mantuvo a partir de los noventa una posición relativamente restrictiva respecto a las exportaciones de armas sin certificaciones de destino a fuerzas armadas extranjeras, lo que no ha impedido en ocasiones que pistolas de Eibar vendidas, por ejemplo, a Panamá aparecieran en los Balcanes. Tal y como afirma Yago Rodríguez, el Gobierno comenzó a controlar con más rigor este tipo de ventas en vísperas del cierre de muchas de las fábricas de donde partieron las armas cortas. Nadie sabe qué pasó en el opaco periodo precedente.

También resulta habitual que las armas vendidas con todas las bendiciones legales a ciertos países del Golfo Pérsico aparezcan en otros escenarios bélicos, tal y como sucedió con los lanzagranadas Instalaza, recientemente identificados por el propio Rodríguez entre miembros de la coalición saudí que combate al Gobierno legítimo del Yemen.




Pistola Star de fabricación española

A principios de este año, la policía española incautó 12.000 armas -entre ellas, numerosas pistolas Star y Astra- a una organización criminal de traficantes de armamento. Presuntamente, su destino iba a ser otros traficantes europeos. No obstante, en opinión de Rodríguez, “no parece que esta sea la vía por la que muchas de esas pistolas llegaron hasta Siria”.
Resultado de imagen de misiles FIM.92 Stinger en irak
Oficialmente, tampoco había armas españolas en el Ejército de Irak, antes de 2003, pero tras la caída del régimen de Sadam, afloraron al mercado negro de ese país de Oriente Medio diferentes modelos de docenas de armas cortas y ligeras, procedentes de todo el mundo, y entre ellas, españolas. Precisamente, una de las funciones de las tropas desplegadas por Aznar sobre Irak era desarmar a la población civil, en las ciudades de Nayaf y Diwaniya. En manos de la población civil, los legionarios llegaron a encontrar incluso misiles FIM.92 Stinger.

Recientemente, Rodríguez ha llegado a detectar incluso la presencia de armas cortas españolas reexportadas desde los Estados Unidos. “Que todo este tipo de pistolas mencionadas hayan caído en manos del Estado Islámico no sólo es más que probable. Tenemos la absoluta certeza de ello, como también sabemos que hay algunas en manos de Al Nusra. Otra cosa es que consigan hacerlas llegar hasta Europa para asesinar en el Viejo Continente”, afirma el experto.

Yago Rodríguez es autor del libro Relaciones de defensa entre España y países de la península arábiga. En la actualidad, el experto trabaja en una nueva obra sobre la presencia de armas españolas en Siria, cuya publicación está prevista a lo largo de este año.

http://www.publico.es/politica/pistolas-espanolas-caras-deseadas-yihadistas-isis.html

Policía israelí interroga a seis personas por caso de submarinos alemanes


El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ofrece un discurso tras la llegada del quinto submarino alemán de la armada israelí en Haifa el 12 de enero de 2016(afp_tickers)
La policía israelí anunció haber detenido este domingo a seis personas para interrogarlas por un caso de presunta corrupción relacionada con la compra de submarinos alemanes por Israel.

No se dio ningún detalle sobre estas personas, pero según el diario Haaretz se trata de "un ex alto responsable de la oficina del primer ministro Benjamín Netanyahu" y de oficiales superiores de la Marina.

Alemania informó en julio sobre la firma de un acuerdo para la venta de tres submarinos Dolphin, del gigante industrial ThyssenKrupp, a Israel, según un responsable israelí. Esta decisión se produce tras la detención de varias personas sospechosas principalmente de corrupción y de blanqueo de dinero en torno a la transacción.

David Shimron, primo y abogado personal de Benjamín Netanyahu, y que representó igualmente a ThyssenKrupp en Israel, fue interrogado y después puesto en libertad.

Responsables israelíes aseguraron que Alemania no se retiró del acuerdo pero esperaba los resultados de la investigación, según el diario Yediot Aharonot.

El ministro de Justicia israelí anunció en febrero que se abrió una investigación sobre este caso, señalando que Netanyahu no era considerado como sospechoso.

En un caso distinto, la mujer del primer ministro se sometió a la prueba del detector de mentiras para intentar aclarar las acusaciones sobre desvío de fondos públicos, indicó su abogado este domingo.

Sara Netanyahu fue interrogada a principios de agosto por la policía israelí. Es sospechosa de haber utilizado dinero público para gastos personales en las residencias privada y oficial del matrimonio.

Según la cadena Two TV, sería acusada oficialmente antes del 10 de septiembre.



AFP


https://www.swissinfo.ch